Por qué “Cómo Pinky y Cerebro”

Ha surgido últimamente un interés inusitado, extremista y apurado de mucha mucha gente que me rodea de intentar entender algo que todavía ni siquiera yo entiendo.

¿Por qué, Malena? ¿Por qué?

Dividamos la continuación de esas preguntas, empezando por cómo las abordan quienes más cariño me tienen:

¿Por qué esa obsesión con la pobreza? ¿Porqué siempre algún drama en el bolsillo? ¿Porqué siempre volvés complicado todo?

Analicemos las frases:

¿Por qué tanta obsesión con la pobreza? Esa suele venir cuando se me transfigura la cara al ir por la calle y toparme con la gente viviendo, durmiendo ahí. Sólos, ellos, ellas o con muchos niños. Me pasa cuando voy en un auto y de repente emerge voluptuoso un barrio en cuyas condiciones nadie debería vivir. Me sucede cuando alguien me ruega comida en la calle.

¿Por qué siempre algún drama en el bolsillo? Y ahí yo los miro con cara de. “Si saben en qué trabajo pa qué preguntan??? (ojalá lo estén leyendo con el tono de “si saben que me pongo así pa qué me invitan”?). Eso sucede cuando nos preguntan cómo va todo con el laburo, y nosotros (Nahuel, yo o cualquiera de Multipolar) les comenzamos a comentar algunos de los últimos procesos. A ver: Para nosotros es nuestro trabajo… Que, como contara anteriormente, hayamos elegido trabajar con grupos o personas en situación de extrema vulnerabilidad social, y a vos lo que te contamos te parezca dramático es otro cantar, verdad?

Y la última de los que me quieren, ¿Por qué siempre volvés tan complicado todo? si es entera responsabilidad mía. Que se yo, soy de las que cuando salen a cenar afuera tienen altos problemas con sentarme en las mesitas de la vereda porque se que cuando indefectiblemente alguien pare la cena para pedirnos comida o dinero me voy a arruinar la noche. Soy la que ya no puede disimular la cara cuando me saltan con frases como los “negros de m…” o las mujeres que se merecen que las violen por andar con polleras cortas. De esos raros 3 días en el crucero me volví amargada por la situación de los trabajadores, ya no consumo en determinados lugares, no hago excepciones y no se negocia el entrar a lugares donde tengan niños trabajando… en fin: Me volví una “jodida que complico todo” (?)

Los que no me quieren tanto, tiran dardos más afilados cómo:

¿Qué te creés, que sos Dios para solucionarle los problemas a “lagente”?

¿No está siendo horita de conseguirte un trabajo comúnycorriente y ponerte a hacer plata que ya estás grande?

Esta me destruyó bastante: ¿Por qué Malena? ¿Por qué elegís c… la vida “bajando a las ultratumbas” (?) todos los días todo el tiempo? Si vos tuviste suerte, si vos no pertenecés ahí, ¿Por qué ese ensañamiento permanente con el inframundo imposible de contener? ¿Por qué vivir apostándole a las causas perdidas?

¿Vos qué podés hacer?

Y ahí es que salto con el nombre de este blog. Que fue elegido por ser una de las respuestas más frecuentes que utilizo para responder a toda esa tormenta de mala onda, cuestionamiento y desesperanza:

Yo puedo conquistar el Universo como Pinky y Cerebro.

No, no soy tonta ni estoy loca (o bueno, si, un poco) pero frente a una pregunta tan simplista para una respuesta tan compleja, no puedo más que utilizar una frase que me recuerda a esos dos ratoncitos que cada noche, pese a todo, lo intentaban.

“Pero fracasaban con todo éxito, Male!”, me podrán decir. Y si, puede ser. Puede ser que quienes leen o me escuchen hablar piensen que fracaso con todo éxito. Porque la pobreza no se acaba, el hambre en el mundo sigue siendo un problema, la inequidad no disminuye sino que aumenta, así que mis luchas y procesos colectivos no estarían descollando por sus éxitos.

Pero lo sigo intentando. Porque vamos a conquistar el Universo, que es empezar conquistándonos a nosotros mismos, o al menos vamos a intentarlo.

Porque no es fácil, pero lo imposible sólo tarda un poco más.

 

 

Porque mi vida me resulta más vivible intentándolo que quedándome del lado de la queja inactiva.

Y por eso le puse “Como Pinky y Cerebro” al blog.

Porque no hay respuestas fáciles a las preguntas complejas, y porque definitivamente deseo conquistarme… para cambiar mis mundos.

Abrazo, paz en sus corazones.

Male

H2

Deja un comentario